Como hemos cambiado

Como hemos cambiado:


Esta noche, buscando algo de literatura en mi estantería, vi dos llamativos sobres amarillos, la palabra kodak a uno de los lados. Los cogí, los abrí y saqué de dentro un paquetito de recuerdos, de gente de la que ya no se nada y que en una etapa de mi vida lo fueron todo. También encontré recuerdos de algún viaje, por España y el extranjero, pero hoy quería dedicar una entrada a esa parte de mi vida que parece haber desaparecido.

De ahí el título, que lejos ha quedado aquella amistad… o al menos lo parece.  Con lo joven que soy y la de recuerdos que tengo atesorados, algunos malos, pero también bastantes buenos. Atesoradas están en mi mente todos los carnavales en el instituto, disfrazada de india o de abeja maya reivindicativa, con un “Nunca máis” escrito en el amarillito de aquellas tiras de papel brillante que pegamos a la bolsa de basura que llevabamos por traje.  Y aunque es cierto que las redes sociales de internet me han enseñado que estais bien, todo lo hemos olvidado, cada uno hemos seguido un camino y ahora que miro las fotos, con añoranza de aquella inocencia, con añoranza de aquella despreocupación en la que el único agobio era si saldría el spray verde del pelo antes de que se acabaran los carnavales, con añoranza de aquella visita a Disney, en el laberinto de Alicia y de noche, en la Torre Eiffel, con añoranza de fotos de fotomatón y de aquellos garitos en los que pedíamos nuestras primeras copas, ahora que miro las fotos y echo la vista atrás, después de haberme hecho de piedra tratando de olvidar, me doy cuenta de lo mucho que os he querido y os quiero, aunque se separasen nuestros destinos.

Ahora ya no voy de garitos, ¡como hemos cambiado! tengo otros entretenimientos y otros desvelos que pensar que soy demasiado cobarde para hablar con los chicos, esa etapa, para bien o para mal, ya ha pasado y aunque eche de menos muchas cosas y a vosotras, soy muy feliz.  Espero que vuestros rumbos os resulten llevaderos al menos y que seais felices, tanto como yo lo soy. Y que estéis estornudando* ahora, mientras yo os recuerdo y hablo de vosotras para los que aquí me leen.

Me despido con lo que está sonando y el sabor dulce almibarado de este freyisuisse.


Sonando: Como hemos cambiado”Presuntos Implicados.

Sabor de este Freyissuise: Mezcla de frutas con mucho almíbar y un minimilk.

___

* En la cultura japonesa dicen que cuando una persona estornuda, sin motivo, es porque alguien está hablando de ella.